El sistema de aire acondicionado inverter, es capaz de adaptar la velocidad del compresor a las necesidades de cada momento, permitiendo consumir la energía necesaria. Asimismo se reducen las oscilaciones de la temperatura, lo que permite gozar de mayor estabilidad y confort.

Los equipos inverter varían la revolución del motor del compresor para proporcionar la potencia que se demanda. Asimismo son capaces de disminuir la potencia lo que permite reducir el ruido y el consumo del mismo.

El sistema Inverter posibilita que el compresor trabaje un 30% por encima de su potencia para conseguir más rápidamente la temperatura deseada y, por otro lado, también puede funcionar hasta un 15% por debajo de su potencia. De nuevo, esto se traduce en una significativa reducción tanto del ruido como del consumo.

Inverter tiene mayor rapidez de enfriamiento

Con Inverter se produce un 60% más de calor que los modelos de velocidad constante, los climatizadores inverter calientan una habitación rápidamente incluso en los días más fríos.

A la vez los equipos de Inverter tienen un compresor que funciona aproximadamente a una velocidad doble lo agiliza el llegar a  la temperatura ideal, por eso el calentamiento y el enfriamiento son más rápidos.

Hay un uso eficiente de la potencia

Por la velocidad que mantiene el compresor, la potencia de salida, se adapta a la temperatura de la habitación. Esta regulación eficiente y lineal de la temperatura mantiene en todo momento una habitación agradable.

Se consume menos energía

Sin inverter los climatizadores consumen el doble de electricidad, el mismo sistema produce facturas altas, en cambio con Inverter se consume la mitad de la electricidad que un modelo sin función inverter, con lo que se obtiene mayor bienestar por mucho menos dinero.