Un empleo responsable sobre los equipos de aire acondicionado trae un impacto positivo con el medio ambiente, como también contribuye a un ahorro de energía eléctrica.

Aquí se especifican cinco claves para ahorrar el consumo del aire acondicionado.

Etiquetado energético.

A la hora de adquirir un nuevo aparato de aire acondicionado, resulta imprescindible tener en cuenta el etiquetado energético. Esto le permitirá que se guie por el alto consumo energético que al final sale más caro que por lo económico del equipo.

En caso de duda, es recomendable dejarse aconsejar por un especialista, que pueda ampliar la información sobre cada uno de los aparatos, para poder escoger así el que mejor se adecue a cada estancia.

Regular la temperatura

Es necesario establecer una temperatura constante y adecuada, de entre 22º C y 26º C. Por cada grado que se disminuya el consumo de luz, el cual puede aumentar un 8 %.

En esta línea, se recomienda programar el aparato de aire acondicionado unos minutos antes de la llegada a casa y apagarlo minutos antes de salir.

Mantenimiento del aparato

Es vital la limpieza del equipo de aire acondicionada al menos por cada 6 meses para evitar la entrada de aire caliente.

Asimismo es fundamental que los filtros estén siempre limpios, ya que el empleo de unos filtros sucios obliga al aparato a consumir más energía.

Ventilar el hogar en las horas más frescas

Ventilar el hogar durante la noche, contribuye a mantener el interior más fresco aprovechando que la temperatura ambiente sea más baja. Además, en días de máximas temperaturas es importante que el hogar se mantenga cerrado para evitar la entrada del aire caliente.

Por otra parte, se debe recordar mantener cerradas todas las puertas y ventanas cuando el aparato esté encendido para que el aire no se escape.

Acondiciona tu vivienda para que sea más eficiente

Aparte de elegir un aparato de aire acondicionado que sea eficiente, es importante que la casa esté perfectamente acondicionada. Las ventanas y puertas que cierran herméticamente evitan la salida de aire frío y la entrada de aire caliente. Usar paredes pintadas de color claro para que absorba menos calor.

Asimismo, en las horas en las que el sol incide sobre la vivienda, protegerla con toldos y cerrar las persianas o correr las cortinas, hará que entren menos luz y calor. Las recomendaciones básicas para poder realizar un ahorro significativo en el consumo de energía servirán siempre y cuando se realicen las acciones adecuadas.