Sistemas de Eficiencia Energética
Por Elizabeth Ruiz.
Fuente: Tiempos de Negocios

Obtener un mismo servicio con un equipo más eficiente y de menor consumo de energía es alcanzar eficiencia energética, la que hoy en día se ha convertido en una preocupación y necesidad en varios ámbitos de la vida cotidiana. La matriz energética del país ha venido cambiando de tal manera que el año pasado Nicaragua generó el 51% de su matriz energética con recursos renovables, según el Ministerio de Energía y Minas. Para lograr una óptima eficiencia energética se necesita aplicar sistemas que logren este objetivo.

“Nicaragua viene trabajando desde hace más de seis años en función de eficiencia energética visto desde el punto del ahorro de energía eléctrica, pero eso se traduce también en ahorro económico. A nivel Iberoamericano estamos pagando la energía más cara”, explica Milton Sandoval, ejecutivo de ventas y eficiencia energética de la empresa Energética.

Sandoval señala que hasta finales de 2008 Nicaragua generaba el 87% de energía eléctrica a base de combustibles fósiles. Al 2014 el porcentaje está arriba del 50%; sin embargo, la energía sigue siendo cara. “La energía eléctrica es cara y va a seguir siendo cara, entonces ¿cuál es la oportunidad que se tiene?, no tenerla más barata porque no hay manera, si no consumir menos energía, de eso se trata la eficiencia energética: hacer lo mismo con menos”, dice.

El problema radica en cómo llegar a hacer lo mismo con menos; es decir, qué hay que hacer para ahorrar energía. Para ello se necesita invertir, y muchos no tienen el poder adquisitivo para hacerlo, sin embargo se puede lograr.

Actualmente, Banpro Grupo Promerica a través de su programa Líneas Verdes dispone de una cartera de 50 millones de dólares, para financiar proyectos en eficiencia energética, energía renovable y mejoras en procesos en las cadenas agroindustriales de arroz, maní, café y azúcar, con plazos de hasta 10 años y con tasas de interés favorables. También apoya proyectos que ahorren un promedio del 20% en el consumo de energía o en reducción de dióxido de carbono (CO2), como sistema de iluminación, aires acondicionados, sistema de servicio de agua caliente, sustitución de maquinaria, motores, vehículos, electrodomésticos, entre otros. En energía renovable se podrán financiar proyectos hidroeléctricos, solares, eólicos y biomasa.

El experto en eficiencia energética indica que para poder ahorrar energía lo primero es conocer la matriz de consumo para cada rama. Hoy en día la eficiencia energética está dirigida a las ramas de la industria, comercio, domiciliar, irrigación y bombeo de agua potable.

El sector domiciliar es el que consume más energía, seguido del comercio, la industria, el bombeo de agua potable y la irrigación, según Sandoval.

Aplicar sistemas de eficiencia energética no sólo es ahorrar sino también saber cómo se consume. Por ejemplo, en una industria el 80% del consumo está en los motores, 15% aires acondicionados, 4% equipos informáticos. En el comercio, el 80% del consumo es en aires acondicionados, 15% equipos informáticos y el resto iluminación y otros.

Cuando se conoce cómo es el consumo de energía es cuando se inicia a aplicar soluciones poniendo en práctica sistemas de eficiencia energética que permitan obtener un menor consumo de energía. Hay empresas, como Energética, que se encargan de hacer consultorías y análisis de eficiencia energética en las empresas y así recomendar soluciones. “Se le dice a la empresa, dependiendo de su rama, cuáles son las prioridades de atención una por una en las que debe invertir y en cuál no”, explica el experto.

Existen maneras de ahorrar energía eléctrica y para ello se deben seguir una serie de alineamientos, que comienzan con detectar los factores que afectan el consumo de la energía eléctrica. Luego de ello se reconoce cual es el consumo de energía eléctrica. Posteriormente se discriminan los consumos, en este punto es cuando se determina cuanto consume cada rubro en una empresa y se identifica la principal fuente de consumo y dónde se hará la inversión en eficiencia energética. El siguiente paso es hacer el análisis de rentabilidad basada en dónde se debe invertir más.

El sector comercial es el área que en estos momentos está invirtiendo más en sistemas de eficiencia energética.